BIENVENIDO

Gracias por visitar este blog. Aunque la página no se actualiza con tanta frecuencia como el dedicado a la II GM, todos los comentarios son revisados y contestados.

Actualmente hay 20 reseñas publicadas.

lunes, 11 de enero de 2010

Largo domingo de noviazgo (Un long dimanche de fiançailles)

Largo domingo de noviazgo (2004)

Finalizada la I GM la joven Mathilde (Audrey Tautou) se niega a creer la muerte de su prometido Manech (Gaspard Ulliel), dado por desaparecido en el frente tras ser sometido a consejo de guerra junto con otros 4 soldados y enviado a la tierra de nadie en la zona denominada “Bingo Crepúsculo” situada entre las trincheras francesas y alemanas. Mathilde, convencida interiormente que Manech vive emprenderá una esforzada investigación para reconstruir las circunstancias de su desaparición y localizarlo. Ello le permitirá descubrir los sucesos que rodearon a los soldados implicados en el consejo de guerra, y revivir los horrores de la contienda.

Dirigida por el realizador francés Jean-Pierre Jeunet (el mismo realizador de la exitosa “Amelie”), Largo domingo de noviazgo supuso la adaptación cinematográfica de la novela homónima del autor francés Sébastien Japrisot. Lo primero que llama la atención de esta película, es su cuidado aspecto estético y ambientación, que logra meter de lleno al espectador en las trincheras de la I Guerra Mundial. En ese sentido, me parece uno de los títulos, dentro del género bélico, más sugerentes y de mejor factura de la última década. La historia, narrada mediante una serie de flashbacks que nos trasladan de los apacibles y tranquilos escenarios campestres de la posguerra al crudo horror de la guerra de posiciones en el frente occidental, conjuga un atractivo estilo visual que logra cautivar al espectador desde el principio, con un poético mensaje de amor profundo, el que Mathilde personifica, con la búsqueda de su novio desaparecido, una búsqueda por encima de toda lógica, pero que parte de la profunda convicción de quien se niega a anteponer la razón a sus sentimientos. En ese sentido, hay que decir que Audrey Tautou borda nuevamente el papel de chica aparentemente frágil y llena de dulzura, pero con una voluntad de hierro para llegar hasta el final de su investigación.

Siguiendo el estilo narrativo que ya nos mostró en "Amelie", Japrisot enriquece la trama principal con una serie de escenas humorísticas no exentas de cierta truculencia; así como con la introducción de historias paralelas que corren a cargo de personajes chocantes, (como el detective privado o la amante vengadora) que se integran bien en el resto de la historia. Sin embargo es una pena que –a mi modo de ver- la película se quede en “casi” una obra maestra. Y digo esto porque la película no termina de ajustar bien algunas claves de la narración, lo cual le resta brillantez al conjunto y ensombrece en parte sus otras virtudes.

En concreto, creo que el principal fallo es que se recrea demasiado al reconstruir las vidas de los cuatro compañeros de Manech, dando lugar a unas abundantes referencias de nombres, personajes, lugares y demás detalles que, la verdad, confunden al espectador en más de un momento. El resultado es que, el desarrollo de la historia a lo largo de los diferentes flashbacks se hace en algunos momentos pesado y difícil de seguir. Y también, en mi opinión, el guión podría haberse ahorrado el tono excesivamente humorístico que cobra la narración en algunos de los pasajes de la historia, especialmente en la parte protagonizada por el detective privado que busca a Manech, pues tiende a aligerar demasiado la carga romántica y dramática que contiene el resto de la historia. Finalmente, podría señalarse que el desenlace estropea un tanto el buen hacer de la construcción de la trama, por resultar demasiado previsible y convencional. Una pena, porque, de haberse corregido esos defectos, -y en mi opinión podría haberse hecho- estaríamos ante una de las grandes películas de pasada década.

Pese a ello hay que reconocer que “Largo domingo de noviazgo” es una película notable, tanto por su cuidado y original aspecto estético, como por su planteamiento narrativo, combinando a la perfección las estupendas secuencias bélicas, con la historia de amor y de la investigación de fondo. Sin duda se cuenta entre los mejores filmsque se han hecho sobre la I GM hasta la fecha, aunque en mi opinión no resulte del todo redondo por las razones expuestas. En cualquier caso, es una película que hay que ver al menos una vez.

Calificación: 7,5/10

jueves, 7 de enero de 2010

Zeppelin


Zeppelin (1971)

La acción nos sitúa en 1917. Geoffrey Ritcher-Douglas (Michael York), un oficial británico de ascendencia alemana, es captado por los servicios secretos alemanes para que trabaje para ellos. La inteligencia británica decide aprovechar la oportunidad para infiltrarlo como agente doble e intentar conseguir los planos de un nuevo y secreto modelo de Zeppelin, el LZ36, un dirigible con un mayor techo de vuelo. Sin embargo, en el cumplimiento de su misión, Richter-Douglas se verá a su vez implicado en una arriesgada incursión alemana en territorio enemigo, con el objetivo de hacerse con los documentos más valiosos del archivo imperial británico, custodiados en un bunker secreto de Escocia.

Filmada a comienzos de los años 70 por el director belga Etienne Perier, “Zeppelin” supuso un caso un tanto atípico dentro del cine bélico de la época. Y fue atípico por tratarse de una película ambientada en la I GM y contada, además, desde el punto de vista alemán. La película, que mezcla elementos del cine de espionaje, suspense, y bélicos no tuvo demasiado éxito comercial en su momento. En mi opinión ello se debe a dos motivos principales: la escasa verosimilitud del punto de partida argumental; y, por otra parte, la endeble actuación del protagonista, Michael York, pues no supo imprimir a su personaje, en torno al cual gira toda la trama, ni la intensidad ni el carisma que requería. Tampoco puede decirse que su química con la coprotagonista, la bella Elke Sommer, fuera ejemplar, lo cual explica en buena parte los aspectos fallidos del film.

Pese a ello hay que reconocer que la película también tiene aspectos positivos, especialmente en lo referente a la recreación del Zeppelin, los efectos especiales, y las excelentes tomas aéreas que contiene, así como unas secuencias bastante buenas de combates aéreos. También hay que señalar que, pese al desarrollo algo plano de la trama, la película se ve con interés y no aburre en ningún momento al espectador, aunque no llegue a conjugar del todo bien los distintos elementos narrativos que plantea.

En definitiva “Zeppelin” resulta un producto decente, aunque algo inverosímil desde el punto de vista argumental. Pese a ello, no es una película carente de interés por sus buenas escenas aereas, y por ser una de las pocas recreaciones cinematográficas que se han hecho de esos colosos de los cielos que fueron los Zeppelines. Una de esas películas que se ve sin demasiada emoción, pero con agrado.

Calificación: 5,5/10