BIENVENIDO

Gracias por visitar este blog. Aunque la página no se actualiza con tanta frecuencia como el dedicado a la II GM, todos los comentarios son revisados y contestados.

Actualmente hay 20 reseñas publicadas.

miércoles, 13 de julio de 2011

Los Ángeles del Infierno (Hell´s Angels)

Los Angeles del infierno (1930)
Tras el estallido de la I GM, los hermanos Roy y Monte Rutledge deciden abandonar sus estudios en Oxford y alistarse en la RAF. Pronto quedarán patentes los caracteres antagónicos de ambos hermanos, ya mientras Roy da muestras de su valor y su rectitud moral, el mujeriego y carente de escrúpulos Monte no dudará en seducir a la novia de su hermano, Helga (Jean Harlow), pese a lo cual, Roy hará todo lo posible por proteger a su hermano cuando su escuadrilla recibe el encargo de llevar a cabo una peligrosa misión de bombardeo sobre un depósito de municiones alemán.
Los Angeles del infierno es una de las escasas producciones cinematográficas que puede considerarse un hito dentro de la historia del cine, pese a no ser una gran película en cuanto a calidad artística.  Y ello se debe principalmente a que fue la primera gran superproducción de la historia, con un coste cercano a los 4 millones de dólares de la época, un presupuesto estratosferico que ninguna producción de los grandes estudios hollywoodienses había manejado con anterioridad y que obviamente era casi imposible recuperar en taquilla. Sin embargo el rodaje de Los Ángeles del Infierno salió adelante gracias al empeño personal de su productor, el excéntrico multimillonario y fanático de la aviación Howard Hughes, decidido a ofrecerle al gran público una película espectacular, que realmente transmitiera las emociones que experimentaba en vuelo un piloto de combate.
Para conseguir su propósito, Hughes no escatimó medios ni dinero. Para el rodaje, que comenzó en 1927, contrató a un total de 70 pilotos de exhibiciones aéreas y veteranos de guerra; se construyeron decorados a escala real que iban a ser destruidos durante la filmación, e incluso se fabricó una réplica de un Zeppelin alemán que también iba a ser destruido durante el rodaje. Además, pese a que en principio Angeles del Infierno comenzó su rodaje como una película muda, en 1928 comenzó a estar disponible la tecnología sonora, por lo que Hughes decidió desechar el material filmado sin sonido que no pudiera reutilizarse, y comenzar nuevamente el rodaje como una película sonora, despidiendo a la anterior protagonista, cuyo acento extranjero no era adecuado, y contratando a la joven starlet Jean Harlow para interpretar el papel de la libertina Helga.

Pero sobre todo, Huhges puso especial énfasis en filmar todas las escenas de combate aéreo con absoluto realismo colocando cámaras subjetivas en las cabinas de los aviones, y filmando la mayor parte de las tomas aéreas desde el cielo. El resultado fue realmente espectacular, y desde luego puede afirmarse que Hughes consiguió lo que pretendía, esto es, transmitir al espectador la emoción del combate aéreo, mediante algunas de las mejores secuencias de acción aérea jamás filmadas y que aun hoy, 8 décadas después de su rodaje, resultan visualmente impactantes. De este modo, a las ya consabidas tomas subjetivas desde la cabina de los pilotos, Hughes añadió escenas masivas de combate aéreo filmadas desde un plano cenital, realistas escenas de bombardeo, y algunas secuencias impactantes, especialmente la destrucción del zeppelín alemán, rodada, -como apuntaba antes- sin hacer uso de ningún tipo de efecto especial, pues realmente asistimos al derribo de la aeronave.
Sin embargo el resto del film no está a la misma altura que el brillante apartado bélico. Se nota que para Hughes la trama argumental era una mena excusa o telón de fondo que usar para poner en liza sus espectaculares escenas aéreas. De este modo los personajes principales resultan absolutamente tópicos, planos y predecibles, mientras que la protagonista femenina no pasa de encarnar el típico papel de mujer devorahombres y libertina, sin ningún otro matiz adicional que enriquezca el personaje. Además, como la película está rodada en plena transición del cine mudo al sonoro, se nota que las interpretaciones siguen destilando un evidente tono expresionista que resulta un tanto cómico visto hoy en dia. Claro que, de haber contado con una historia y unos personajes sólidos, Los Angeles del Infierno sería considerada hoy día un clásico intemporal.
En cualquier caso, es justo concluir que Los Ángeles del Infierno es una de esas películas que decididamente se adelantaron a su tiempo. Un título imprescindible para los amantes del cine bélico,  y que indudablemente puede considerarse la mayor aportación del excéntrico Howard Hughes a la industria del cine, logrando crear una memorable película bélica, que se puede considerar el primer clásico dentro del género.
Calificación: 6,5/10  

7 comentarios:

Conde de Salisbury dijo...

Que interesante. Desconocía por completo esta película. Lo de construir un zeppelin con la única finalidad de destruirlo me ha encantado. Vaya con el bueno de Howard.

Pretoriano dijo...

Descubrí este filme gracias a Scorsese y su acercamiento a la figura de Hughes en El Aviador, para mi imprescindible, la de Scorsese me refiero.

Von Kleist dijo...

Buenas Lord Conde

Pues sí, desde luego, no puede decirse que Howard Hughes no hiciera las cosas a lo grande. Y es sorprendente el grado de realismo que consiguió en la década los 20, porque lo cierto es que las escenas de los combates aereos y la destrucción del Zeppelin (te recomiendo que las busques por you tube) son mucho mejores que la mayoria de secuencias generadas por ordenador de las recientes Red Baron y Flyboys, por citar algunos ejemplos. Además, Hughes pilotó personalmente en algunas de las secuencias que los pilotos del reparto se negaron a intentar por el elevado riesgo que entrañaban. Hughes logró una buena toma... aunque sufrió un leve accidente. Decididamente era un todo personaje Mr. HH.

Pretoriano, efectivamente en El Aviador se dedica una parte de la historia a contar la gestación de este film, y como Hughes se empeñó en sacarlo adelante para que el público comprendiera la emoción del vuelo. Me parece una buena película, aunque no del todo redonda, sí que es bastante estimable y da una visión interesante del personaje.

Saludos

Javier dijo...

interesante pelicula que ya lleva un tiempo en mi bandeja de pendientes..

una cosilla, sabes si se recupero la inversión? que recaudación tuvo

un abrazo y felicidades por el blog, es muy util

Von Kleist dijo...

Buenas Javier

En cuanto a la recaudación de Hell´s Angels, hay que decir que, otra cosa no, pero el señor Hughes tenía buen ojo para los negocios. La película no soló recuperó la gran inversión realizada, sino que la duplicó, con una recaudación estimada de 8 millones de dólares. Todo un éxito para la época, sin duda.

Una pena que este film no sea más recordado hoy dia, porque verdaderamente, marcó un hito dentro del cine bélico.

Saludos

Major Reisman dijo...

Buenas

La verdad es que poco que añadir a tu completo comentario. La historia es muy folletinesca, pero es lo que gustaba en esa época. Aunque recuerdo que tenía una escena subida de tono con Jean Harlow en bata de raso y con uan abertura que dejaba ver que no llevaba sostén.

Sobre las imágenes de combate, pues como sale en "El aviador" Howard Hugues se la pegó al rodar la escena final. Quizás encuentres interesante esta fotografía que muestra el montaje de la cámara para hacer las tomas de los pilotos en el bombardero:

http://thevintageaviator.co.nz/image/tid/93#

Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas Reisman

Gracias por el comentario, y disculpa la "solicitud"...;)

Lo peor no es tanto el tono folletinesco de la historia (al fin y al cabo, grandes películas han sido folletines) sino más bien el caracter plano y unidimensional de los personajes, alguno de los cuales (verbigracia, el oficial alemán "enamorado" de Inglaterra) resultan inverosímiles.

Efectivamente, Hughes se empeñó en filmar la escena que ninguno de sus pilotos quiso rodar, y al final se llevó el golpe... pero consiguió la toma. Menudo personaje era. Sobre la escena subida de tono de Harlow, la recuerdo bien, y realmente puede decirse que Hughes fue también un pionero a la hora de entender que la belleza femenina y la carne en raciones generosas, vendía, y mucho en el cine. Sin duda, tenía olfato comercial.

Saludos