BIENVENIDO

Gracias por visitar este blog. Aunque la página no se actualiza con tanta frecuencia como el dedicado a la II GM, todos los comentarios son revisados y contestados.

Actualmente hay 20 reseñas publicadas.

jueves, 13 de enero de 2011

El Almirante (Admiral Kolchak)

El Almirante (2008)

Relato biográfico acerca de la figura del almirante ruso Alexander Kolchak, desde su heroica actuación en 1916, al mando de un destructor en aguas del Mar Báltico, pasando por su ascenso a comandante en jefe de la flota del Mar Negro, hasta llegar a convertirse en uno de los líderes del Ejército Blanco durante la Guerra Civil Rusa. Paralelamente a su exitosa carrera militar, Kolchak vivirá también un difícil romance con Anna Timireva, la esposa de uno de sus oficiales, quien durante los turbulentos meses de la guerra civil se convirtió en una figura clave en la vida del almirante.

El Almirante ha sido una de las más recientes superproducciones de la pujante industria cinematográfica rusa, un ambicioso proyecto que costó casi 5 años finalizar y que dispuso para su rodaje de un presupuesto superior a los 20 millones de dólares. Además, la película tiene el interés de recuperar la memoria histórica acerca del almirante Alexander Kolchak, unos de los grandes marinos del S. XX, famoso por sus exploraciones del Ártico, y por su papel como jefe contrarrevolucionario durante la guerra civil rusa. Naturalmente, era un personaje al que el régimen sovietico condenó durante décadas al más absoluto olvido, pero que, gracias a las nuevas circunstancias políticas imperantes en Rusia, ha sido ahora reivindicado con este lujoso biopic.

Y ciertamente, el film pone de relieve su elevado presupuesto con un arranque espectacular, que muestra un trepidante combate naval entre el destructor capitaneado por Kolchak y un poderoso crucero de batalla alemán, un enfrentamiento desigual del que los rusos salen victoriosos gracias a la inteligencia y sangre fria de su capitán. También me gustó la forma en que se cuenta el inicio del romance entre Kolchak y Anna Timireva, mostrando con elegancia como surge la química entre ambos. Sin embargo pasados los primeros quince minutos, la historia comienza rápidamente a perder el pulso, y el ritmo de la narración claramente pierde fuelle, además de resultar sumamente confusa, sobre todo para el espectador poco versado sobre los hechos históricos que se relatan.

Por un lado, hay varios saltos temporales entre la época de la guerra y el estallido de la Revolución Bolchevique y la Guerra Civil, que apenas se explican; y por otro lado el guión peca en más de un momento de pasteloso al recrearse demasiado en la trama romántica de la historia. Una trama amorosa que, conforme avanza la narración, va cobrando mayor importancia, hasta convertirse en el eje central de la misma, con el inconveniente de que el romance entre Kolchak y Anna está desarrollado de una manera muy poco imaginativa, y amén de reiterativo, resulta bastante previsible y aburrido para el espectador.

En el aspecto histórico, también pueden señalarse algunos aspectos poco pulidos del guión, especialmente el retrato excesivamente benévolo que se hace de las fuerzas del ejército blanco o contrarrevolucionario. No se dice nada acerca de las matanzas, saqueos y atrocidades cometidos por los soldados de Kolchak en las zonas bajo su control, y por tanto, no se explican las causas por las que las fuerzas blancas fueron perdiendo gradualmente el apoyo popular, y fueron finalmente derrotadas por el Ejército Rojo. También se idealiza en extremo la figura de Kolchak, ofreciendo un retrato del personaje que, bajo mi punto de vista, resulta como mínimo incompleto desde el punto de vista histórico.

Pese a ello hay que recocer que el trabajo de los actores resulta bueno, en especial por parte del protagonista Konstantin Khabensky, dotando a su personaje del carisma y la personalidad necesarios para hacer creible su interpretación. Otros aspectos destacables del film radican en la esmerada puesta en escena y recreación de los escenarios, así como en las muy vigorosas secuencias de acción bélica. Es una pena que la parte discursiva del film no esté a la misma altura que los aspectos técnicos, ya que de haber sido así, habríamos estado sin duda ante una de las grandes películas de década.

En definitiva, El Almirante ofrece al espectador unas espectaculares secuencias de acción, y una muy buena puesta en escena. Pero desde el punto de vista narrativo, la película adolece de demasiados aspectos manifiestamente mejorables, y además, no resulta del todo satisfactoria como retrato histórico de uno de los periodos claves del S. XX. Al final, se queda en un título de esmerada factura formal y visual, pero simplemente correcta en cuanto a calidad cinematográfica.

Calificación: 5,5/10