BIENVENIDO

Gracias por visitar este blog. Aunque la página no se actualiza con tanta frecuencia como el dedicado a la II GM, todos los comentarios son revisados y contestados.

Actualmente hay 20 reseñas publicadas.

viernes, 11 de noviembre de 2011

La Reina de África (The African Queen)

La Reina de África (1951)

La historia comienza en Uganda, en Agosto de 1914. Tras el estallido de la guerra en Europa, la misión metodista de Rose Sayer (Katherine Hepburn) queda destruida tras ser incendiada por tropas alemanas. Rose no tendrá otro remedio que escapar en compañía de Charlie Allnut (Humphrey Bogart), un hombre con tendencia al alcoholismo, patrón de la pequeña embarcación a vapor “African Queen”. Pese a que en principio Charlie solo piensa en ponerse a salvo, finalmente será convencido por Rose para llevar a cabo una arriesgada travesía río abajo, hasta desembocar en el lago Victoria, con el objetivo de hundir el poderoso vapor alemán Königin Luise, con el que las fuerzas germanas controlan toda la zona.

La Reina de África es uno de esos títulos clásicos que se han ganado a pulso un hueco en la historia dorada del cine, tanto por su calidad artística como por las múltiples incidencias de su accidentado rodaje, que tuvo lugar en tierras africanas, concretamente en el Congo Belga. La historia del mismo sería retratada, bastantes años después, por Clint Eastwood en Cazador Blanco, Corazón Negro. Como se muestra en esta película, el director John Huston aprovechó su estancia en África para dedicarse a una de sus pasiones: la caza mayor, y en especial, lograr abatir a una presa que ansiaba: un elefante blanco. Sin embargo, el resto del equipo de rodaje iba a vivir todo tipo de penalidades durante esas semanas. Las malas condiciones del agua disponible para beber hicieron que la mayor parte de los integrantes del equipo enfermara de disentería (excepto Bogart y el propio Huston gracias a su afición a las bebidas alcohólicas), amén de producirse varios incidentes con serpientes venenosas y fieras salvajes, e incluso el hundimiento de la embarcación usada para el rodaje. Al parecer Bogart se mostró muy a disgusto con las condiciones imperantes en África, mientras que Katherine Hepburn, por su parte, se sintió muy atraída por la belleza del continente negro y guardó toda su vida un muy grato recuerdo del rodaje.

En cualquier caso es indudable que las dificultades de la filmación valieron la pena, ya que Huston consiguió rodar uno de sus títulos más celebrados y recordados. Y ello se debe, en gran medida, al carisma interpretativo y a la buena química existente entre su dúo protagonista. Humphrey Bogart –estupendo una vez más en el papel de hombre aparentemente cínico, pero de gran corazón- en una interpretación que le valdría el único oscar de su carrera, recibe la réplica perfecta de Katherine Hepburn en el papel de estirada misionera que irá poco a poco, y a fuerza de vivir penalidades, sintiéndose gradualmente unida, física y espiritualmente, a su rudo compañero de viaje. En medio de todo ello, la película ofrece un intenso relato de aventuras, romance y acción, filmado con el pulso narrativo típico de Huston.

No obstante lo cual, hay que reconocer igualmente que La Reina de Africa tiene otros aspectos menos logrados, y que acusa en cierta medida el paso del tiempo. Principalmente hay que señalar el desarrollo un tanto artificioso –e incluso inverosímil- de la trama, de cómo el personaje de Charlie se deja embaucar para llevar a cabo lo que no es sino una misión suicida, así como unos efectos especiales, basados en el uso de transparencias y maquetas, que han quedado desfasados hoy dia.

Pese a estos aspectos, que le quitan algo de brillo al conjunto del film, hay que reconocer que La Reina de África es una de esas películas de aventuras que no pasan de moda. Sin ser una obra maestra, sí que se trata de uno de esos títulos que los angloparlantes definen como “must see”, una película de obligado visionado para todos los buenos aficionados al cine.

Calificación: 7/10